Skip to content

Cuándo y cómo operar un juanete

Publicado el 14 mayo 2020 por Instituto Médico Arriaza

juanete

La mayoría de las personas con juanetes encuentran alivio del dolor con tratamientos simples para reducir la presión sobre el dedo gordo del pie, como usar zapatos más anchos o llevar almohadillas en los zapatos. Sin embargo, si estas medidas no alivian los síntomas, el médico puede recomendar una cirugía de juanete.

Existen diferentes tipos de cirugías para corregir un juanete. Volver a colocar el dedo gordo en su posición correcta puede implicar realinear huesos, ligamentos, tendones y nervios.

¿Eres un candidato para la cirugía?

En general, si el juanete no es doloroso, no necesita cirugía. Aunque los juanetes a menudo se hacen más grandes con el tiempo, los médicos no recomiendan la cirugía para evitar que empeoren. Muchas personas pueden retrasar la progresión de un juanete con los zapatos adecuados y otros cuidados preventivos, y el juanete nunca causa dolor u otros problemas.

También es importante tener en cuenta que la cirugía de juanete no debe realizarse por razones estéticas. Después de la cirugía, es posible que se desarrolle un dolor continuo en el dedo afectado, a pesar de que no hubo dolor de juanete antes de la cirugía.

Cuándo se aconseja la cirugía:

  • Dolor significativo en el pie que limita las actividades cotidianas, como caminar y usar zapatos razonables. Puede resultar difícil caminar más allá de unos pocos minutos (incluso en calzado deportivo) sin dolor significativo.
  • Inflamación crónica del dedo gordo del pie que no mejora con el descanso o los medicamentos, a pesar de evitar el roce de la zona.
  • Deformidad del dedo del pie: una deriva del dedo gordo hacia los dedos más pequeños, creando la posibilidad de que los dedos se crucen entre sí.
  • Rigidez del dedo del pie: la incapacidad de doblar y enderezar el dedo gordo.
  • Falta de alivio del dolor con cambios en el calzado.
  • No obtener alivio del dolor con los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno y el naproxeno. La efectividad de los AINE para controlar el dolor de los pies varía mucho de una persona a otra.

Qué tener en cuenta para optar por la cirugía

Después de la cirugía de juanete, la mayoría de los pacientes tienen menos dolor en el pie y pueden disfrutar más de las actividades cotidianas.

Si estás valorando la operación de juanete, ten en cuenta que los llamados procedimientos quirúrgicos “simples” o “mínimamente invasivos” en ocasiones son inadecuados. Aunque muchas intervenciones de juanete se realizan el mismo día sin hospitalización, es común un largo período de recuperación. A menudo, la recuperación total se alarga varios meses, y a veces es necesario realizar visitas de seguimiento al médico durante un año.

Es muy importante tener expectativas realistas sobre la cirugía de juanete. Por ejemplo, la cirugía de juanete puede no permitirte usar un zapato más pequeño o zapatos estrechos y puntiagudos. De hecho, es posible que debas restringir los tipos de zapatos que usas de por vida.

Cuando barajes la cirugía de juanete, no dudes en preguntar a tu médico sobre la operación y la recuperación. Algunos ejemplos de preguntas incluyen:

  • ¿Cuáles son los beneficios y riesgos de esta cirugía?
  • ¿Cuáles son las posibles complicaciones y qué posibilidades hay de que ocurran?
  • ¿Cuánto dolor se puede esperar  y cómo se tratará?

Asegúrate de anotar las respuestas de tu médico para poder recordarlas más adelante. Es importante comprender tanto los beneficios potenciales como las limitaciones de la cirugía de juanete.

Procedimientos quirúrgicos

En general, los objetivos comunes de la mayoría de las cirugías de juanete incluyen:

  • Realinear la articulación metatarsofalángica (MTP) en la base del dedo gordo.
  • Aliviar el dolor.
  • Corregir la deformidad de los huesos que forman el primer dedo del pie y los metatarsianos.

Debido a que los juanetes varían en forma y tamaño, se realizan diferentes procedimientos quirúrgicos para corregirlos. En la mayoría de los casos, la cirugía de juanete incluye corregir la alineación del hueso y reparar los tejidos blandos alrededor del dedo gordo del pie.

Tu médico te hablará sobre el tipo de cirugía que mejor corregirá tu juanete.

Reparación de los tendones y ligamentos alrededor del dedo gordo del pie

En algunos casos, los tejidos blandos alrededor del dedo gordo pueden estar demasiado apretados por un lado y demasiado flojos por el otro. Esto crea un desequilibrio que hace que el dedo gordo se desplace hacia los otros dedos.

La cirugía puede acortar los tejidos sueltos y alargar los tensos. Esto rara vez se realiza sin algún tipo de alineación del hueso, llamada osteotomía. En la mayoría de los casos, la corrección de tejidos blandos es solo una parte del procedimiento correctivo de juanete completo.

Osteotomia

En una osteotomía, el médico hace pequeños cortes en los huesos para realinear la articulación. Después de cortar el hueso, el médico repara esta nueva ruptura con alfileres, tornillos o placas. Los huesos ahora son más rectos y la articulación está equilibrada.

Las osteotomías se pueden realizar en diferentes lugares a lo largo del hueso para corregir la deformidad. En algunos casos, además de cortar el hueso, se retira una pequeña cuña de hueso para proporcionar la corrección suficiente para enderezar el dedo del pie. Las osteotomías se realizan normalmente en combinación con procedimientos de tejidos blandos, ya que ambos son a menudo necesarios para mantener la alineación del dedo gordo.

Artrodesis

En este procedimiento, el médico retira la superficie de las articulaciones artríticas, luego inserta tornillos, alambres o placas para mantener las superficies juntas hasta que los huesos sanen. La artrodesis se usa comúnmente para pacientes que tienen juanetes severos o artritis severa, y para pacientes que han tenido una cirugía de juanete previa sin éxito.

Exostectomía

En este procedimiento, el médico elimina la protuberancia de la articulación del dedo del pie. La exostectomía sola rara vez se usa para tratar juanetes porque no realinea la articulación. Incluso cuando se combina con procedimientos de tejidos blandos, la exostectomía rara vez corrige la causa del juanete.

La exostectomía se realiza con mayor frecuencia como una parte de una cirugía correctiva completa que incluye osteotomía, así como procedimientos de tejidos blandos. Sin embargo, si un médico realiza una exostectomía sin osteotomía, la deformidad del juanete a menudo regresa.

Artroplastia de resección

En este procedimiento, el médico extrae la porción dañada de la articulación. Esto aumenta el espacio entre los huesos y crea una articulación flexible de “cicatriz”. La artroplastia de resección se usa principalmente para pacientes de edad avanzada, que no se han sometido previamente a una cirugía de juanete sin éxito o que tienen una artritis severa que no es susceptible de artrodesis. Debido a que este procedimiento puede cambiar la potencia de empuje del dedo gordo del pie, a menudo no se recomienda.

Preparándote para la cirugía

Evaluación médica

Antes de la cirugía, es posible que te pidan que realices un examen físico completo con el fin de evaluar tu estado de salud general e identificar cualquier problema que pueda interferir con la cirugía.

Medicamentos

Informa a tu médico sobre cualquier medicamento que estés tomando. Él o ella te dirá qué medicamentos puedes seguir tomando y cuáles debes dejar de tomar antes de la cirugía.

Pruebas

Es posible que necesites varias pruebas preoperatorias, incluidos análisis de sangre, un cardiograma y una radiografía de tórax. También es posible que te pidan una muestra de orina.

Para ayudar a planificar tu operación, tu médico puede ordenar radiografías especiales del pie. Estas radiografías deben tomarse en una posición especial para asegurar que tu médico pueda ver claramente la deformidad en el pie y ayudan al médico a tomar decisiones sobre dónde realizar una osteotomía a lo largo del hueso para proporcionar suficiente corrección como para enderezar el dedo del pie.

Tu cirugía

Al planificar tu cirugía, el médico considerará varias cosas, incluida la gravedad de tu juanete, tu edad, tu estado general de salud y actividad, y cualquier otro problema médico que pueda afectar a tu recuperación.

Casi toda las cirugías de juanetes se realizan de forma ambulatoria. Lo más probable es que te pidan que llegues al hospital o al centro quirúrgico 1 o 2 horas antes de la cirugía.

Anestesia

Después de la admisión, un miembro del equipo de anestesia te evaluará. La mayoría de las cirugías de juanete se realizan con anestesia local. Normalmente el anestesista se quedará durante todo el procedimiento para administrar otros medicamentos si es necesario y asegurarse de que te sientes cómodo.

Procedimiento

Dependiendo de tu juanete y los procedimientos que necesites, el médico realizará una incisión en el interior de la articulación del dedo gordo o en la parte superior de la articulación. En algunos casos, se necesita más de una incisión para corregir la deformidad del juanete.

El tiempo empleado en la cirugía varía según lo complicado que sea el juanete.

Asegúrate de mantener tu herida y vendaje secos. Cuando te duches o te bañes, cubre tu pie con una bolsa de plástico.

Los puntos se retirarán aproximadamente 2 semanas después de la cirugía, pero el pie requerirá un apoyo continuo  durante 6 a 12 semanas.

Medicamentos

Tu médico te recetará analgésicos para aliviar las molestias quirúrgicas. Los medicamentos más efectivos para proporcionar alivio del dolor posquirúrgico son los opiáceos. Sin embargo, estos medicamentos son narcóticos y pueden ser adictivos. Es importante usarlos solo según las indicaciones de tu médico.

Tan pronto como el dolor se alivie, deja de tomar opiáceos. Habla con tu médico si el dolor no mejora a los pocos días de la cirugía.

Además de los analgésicos, el médico puede recetarte antibióticos para ayudar a prevenir infecciones en la herida durante varios días después de la cirugía.

Hinchazón

Mantén el pie lo mas elevado posible durante los primeros días después de la cirugía y aplica hielo según lo recomendado por tu médico para aliviar la hinchazón y el dolor. Nunca apliques hielo directamente sobre tu piel. Es frecuente presentar algo de hinchazón en el pie de 6 meses a un año después de la cirugía de juanete.

Cargando peso

Tu médico te dará instrucciones estrictas sobre si puedes y cuándo puedes cargar peso sobre tu pie. Dependiendo del tipo de procedimiento al que hayas sido sometido si cargas peso sobre tu pie demasiado pronto o sin el soporte adecuado, los huesos pueden desplazarse y se perderá la corrección del juanete.

Algunos procedimientos de juanete te permiten caminar justo después de la cirugía. En estos casos, los pacientes deben usar un zapato quirúrgico especial para proteger la corrección del juanete.

Muchas cirugías de juanete requieren un período sin carga de peso para garantizar la curación ósea. El médico aplicará apósitos, un aparato ortopédico o un yeso para mantener la posición correcta del hueso. Las muletas generalmente se usan para evitar cargar peso sobre el pie. Un dispositivo más novedoso, el andador de rodilla es una buena alternativa a las muletas. Tiene cuatro ruedas y funciona como un scooter. Colocas la rodilla del pie afectado sobre un cojín acolchado y te empujas usando tu pie sano.

Además de no soportar peso, se puede restringir la conducción hasta que los huesos hayan sanado adecuadamente, especialmente si la cirugía se realizó en el pie derecho.

Independientemente del tipo de cirugía de juanete a la que hayas sido sometido, es muy importante que sigas las instrucciones de tu médico acerca de la carga de peso. No pongas peso sobre tu pie ni dejes de usar dispositivos de apoyo hasta que tu médico lo apruebe.

Fisioterapia y ejercicio

Los ejercicios específicos ayudarán a restaurar la fuerza y ​​el rango de movimiento de tu pie después de la cirugía. Tu médico o fisioterapeuta pueden recomendarte ejercicios con una banda quirúrgica para fortalecer el tobillo o con canicas para restaurar el movimiento de los dedos de los pies.

Calzado

Serán necesarios varios meses para que tus huesos sanen completamente. Cuando hayas completado el período de rehabilitación inicial, tu médico te aconsejará sobre calzado. Los zapatos deportivos o los zapatos tipo oxford de cuero suave protegerán mejor la corrección del juanete hasta que los huesos se hayan curado por completo.

Para ayudar a evitar que el juanete se repita, no uses otro tipo de zapatos hasta que el médico lo permita. Ten en cuenta que el médico puede recomendarte que nunca vuelvas a usar zapatos de tacón alto.

Evitar complicaciones

Aunque es poco común, pueden ocurrir complicaciones después de la cirugía de juanete. Durante tu recuperación en casa, ponte en contacto con tu médico si:

  • Tu vendaje se afloja, se desprende o se moja.
  • Tu vendaje está humedecido con sangre o pus.
  • Sufres algún tipo de efecto secundario con los medicamentos postoperatorios.

Además, llama a tu médico de inmediato si notas cualquiera de los siguientes signos de infección:

  • Fiebre persistente
  • Escalofríos
  • Calor persistente o enrojecimiento alrededor del apósito
  • Aumento o dolor persistente, especialmente un dolor tipo “quemadura solar”
  • Hinchazón significativa en la pantorrilla sobre el pie tratado, especialmente si hay un dolor  detrás de la rodilla, o si desarrollas dificultad para respirar.

Resultados

La mayoría de los pacientes que se someten a una cirugía de juanete experimentan una reducción del dolor en el pie, junto con una mejora en la alineación del dedo gordo del pie. La duración de la recuperación dependerá de los procedimientos quirúrgicos que se realizaron y de que se cumplan las instrucciones posteriores del médico.

Debido a que la causa principal de la deformidad del juanete es el uso de un zapato ajustado, volver a ese tipo de zapato puede hacer que el juanete regrese. Siempre hay que seguir las recomendaciones del médico sobre el tipo de calzado a usar.

Publicado en las siguientes categorias

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!