Skip to content

Plasma rico en factores de crecimiento y su aplicación en el deporte

Publicado el 26 junio 2020 por Instituto Médico Arriaza

prfc

El uso de PRFC se ha convertido en una técnica cada vez más utilizada en diversas áreas de la medicina.

Los factores de crecimiento son un conjunto de proteínas presentes en el plasma y en las plaquetas de nuestra sangre que desempeñan una función esencial en los procesos de reparación y regeneración de los tejidos, ya que desencadenan efectos biológicos como la proliferación y diferenciación celular, la generación de vasos sanguíneos (angiogénesis) y la migración de las células a los lugares donde es necesario que se produzca la regeneración (quimiotaxis).

Desde sus orígenes de uso en medicina deportiva e implantología dental a mediados de la década de los 1980, progresivamente se ha ampliado su campo de utilización en especialidades clínicas tan diversas como Otorrinolaringología, Cirugía Plástica, Dermatología, Cirugía General, Oftalmología, Obstetricia y Ginecología y Neurocirugía, entre otras.

No sólo se ha experimentado un auge cada vez más creciente en distintas especialidades médicas, sino que paralelamente se han incrementado de manera exponencial los tipos de metodología de obtención así como las formas de aplicación incluso contra una misma enfermedad.

El PRFC es una concentración autóloga(1) de plaquetas humanas en un volumen pequeño de plasma que representa un aumento de plaquetas respecto de las concentraciones basales normales, por lo que es una fuente de fácil acceso a los factores de crecimiento contenidos en ellas.

Los factores de crecimiento actúan de manera local y se obtienen de la propia sangre del paciente, por lo que está libre de enfermedades trasmisibles y no puede ocasionar reacciones de hipersensibilidad. 

Además, el PRFC también proporciona el soporte estructural necesario para la migración celular, y para la proliferación y crecimiento tridimensional de los tejidos sobre los que actúa, estimulando su reparación y/o regeneración de un modo global.

¿Cuáles son las lesiones que tratamos habitualmente con PRFC?

La medicina deportiva es, sin duda, el campo de mayor proyección en cuanto a la prescripción de PRFC. ¿En qué casos se puede aplicar?

Condropatía rotuliana

El dolor de cara anterior de rodilla causado por una condropatía rotuliana es muy frecuente en la población general. En los casos refractarios al primer escalón de tratamiento a través del ejercicio físico, condroprotectores, antiinflamatorios y readaptación física, la terapia de PRFC nos permite lograr una mejoría clínica en un 70% de los pacientes.

Lesiones ligamentarias

Un buen ejemplo de lesión ligamentosa es la rotura parcial del ligamento lateral interno de la rodilla, tan frecuente en el mundo del deporte.

En nuestra experiencia, este tratamiento nos permite conseguir una recuperación completa en estas lesiones (asociado habitualmente a una inmovilización articular y a una tratamiento de fisioterapia y ejercicio)

Osteoartritis de rodilla

En estos últimos años, las series de casos clínicos más extensas comunicaron su éxito al momento de aplicar infiltraciones de plasma rico en plaquetas; quizá la serie más numerosa es la de un grupo español que incluyó 176 pacientes con tres infiltraciones de plasma rico en plaquetas con seguimiento durante un año, con mejoría funcional en un 67% de los pacientes.

Epicondilitis

La epicondilitis es una tendinopatía limitante, con clara tendencia a la cronificación y con respuesta aleatoria parcial al tratamiento convencional con infiltraciones de corticoesteroides y fisioterapia. Los estudios del uso de PRFC en este tipo de pacientes resultaron en mejoría funcional y analgésica significativa en más de un 70% de los casos sin comunicar efecto adverso alguno.

Otras aplicaciones

Se ha visto que el PRFC es útil en la tendinopatía aquílea, tendinopatía rotuliana, en lesiones parciales del manguito de los rotadores a nivel del hombro, en la reparación del ligamento cruzado anterior (habitualmente en el post operatorio), en lesiones que requieran una aplicación intraósea, en lesiones meniscales periféricas (zona vascularizada del menisco) de la articulación de la rodilla y en lesiones musculares.

GLOSARIO
(1) Autólogo: Que se obtiene del mismo individuo que lo recibe.

BIBLIOGRAFÍA
– Carrasco Luna, D., Bonete Lluch, D., Gomar Sancho, F.: “Plasma rico en plaquetas vs plasma rico en factores de crecimiento”, Revista española de cirugía osteoarticular, ISSN 0304-5056, Vol. 44, Nº. 239, 2009, págs. 127-140.
– Rodríguez Flores, Jordi, Palomar Gallego, María Angustias, & Torres García-Denche, Jesús. (2012). Plasma rico en plaquetas: fundamentos biológicos y aplicaciones en cirugía maxilofacial y estética facial. Revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial34(1), 8-17. Recuperado en 23 de septiembre de 2019, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-05582012000100002&lng=es&tlng=es.
– Sánchez M, Fiz N, Azofra J, et al. Randomized Clinical Trial Evaluating Plasma Rich in Growth Factors (PRGF-Endoret) Versus Hyaluronic Acid in the Short-Term Treatment of Symptomatic Knee Osteoarthritis. Arthroscopy: The Journal of Arthroscopic and Related Surgery, Vol 28, No 8 (August), 2012: pp 1070-1078.
– Zhang J, Wang JH. Platelet-rich plasma releasate promotes differentiation of tendon stem cells into active tenocytes. Am J Sports Med 2010;38:2477-2486.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!